Bienvenido a la web de la UPCT

La Cátedra AgritechMurcia divulga los beneficios del cultivo supertintensivo de olivar en seto

La mecanización de la recolección y la poda en este sistema de producción logra quintuplicar los rendimientos por hectárea y duplicar los beneficios
Publicada el 04.ene.2019
Información relacionada:

La cátedra AgritechMurcia-UPCT ha publicado una serie de vídeos divulgando los beneficios y el manejo del sistema de producción superintensiva de olivar. En estos vídeos se evidencia que el éxito de este sistema radica en la mecanización de la recolección, de la poda y en el uso de las adecuadas tecnologías en riego y fertilización, logrando con un fácil manejo quintuplicar los rendimientos y duplicar los beneficios, según aseguran los expertos, llegando hasta los 2.000 kilogramos de aceite por hectárea.

“La alta eficiencia productiva del cultivo en seto posibilita un menor consumo de agua y nutrientes, así como un contenido graso más elevado en el fruto”, explica la responsable de la Cátedra, la investigadora de la Escuela de Agrónomos de la UPCT Lola Gómez.

“Los cultivos en seto también posibilitan anticipar la recolección de la oliva, mejorando sus propiedades organolépticas”, añaden los expertos.

Los costes de implantación de este tipo de cultivo, de unos 6.000 euros por hectárea, se pueden amortizar en seis años, según los productores y dado que los costes de recolección se rebajan en un 50%, se consiguen beneficios por hectárea de 2.500 euros, duplicando el rendimiento económico habitual.

“Nos encontramos, por tanto, ante una inversión con una alta rentabilidad, que está siendo implantada rápidamente por agricultores e inversores que buscan maximizar los beneficios de sus explotaciones”, resaltan desde la cátedra AgritechMurcia- UPCT, que ha realizado la serie de vídeos de asesoramiento en implantación y manejo de este cultivo en colaboración con expertos productores y empresas tecnológicas. “El avance en tecnología, mecanización y variedades desarrollado para este cultivo hace preveer un excelente futuro y proyección de mercado para el ya llamado olivar del siglo XXI”, concluyen.